Mi música es mi raíz. Cuando canto, siento. Entonces mi raíz se une a la tierra, y desde el suelo miro al cielo. Después mis cuerdas, las vocales y las de mi guitarra, entran en vibración. Mi voz es aire y fuego. Mi guitarra agua y tierra.

Y la música es como el mar, que entre ola y ola, viene y va.

Cuando toco estoy y soy. Ese “yo” es mi música.